Tres novelas epistolares que no puedes dejar de leer

Febrero 21, 2020 Por VivaLeer

Seleccionamos algunos imperdibles de este subgénero que entrega la historia a través de cartas, conectando desde lo íntimo y lo cotidiano con los lectores. Por: Francisca Tapia

Desde las famosas cartas de amor Heroidas del poeta romano Ovidio, hasta éxitos juveniles como Las ventajas de ser invisible de Stephen Chbosky, muchísimos autores a lo largo de los siglos han optado por la novela epistolar para dar forma a sus relatos, un subgénero caracterizado por entregar la historia a través de cartas y, en algunos casos, incluir también extractos de diarios, documentos, testimonios o noticias para proveer de más información al lector.

Pese a que la historia se muestra de forma parcial – delimitada por la información de las misivas y marcada por los saltos temporales entre una y otra – hay algo íntimo que potencia la sensación de realidad en este intercambio escrito, fechado, firmado, plagado de observaciones cotidianas, sesgado por la voz de cada personaje. Si aún no has disfrutado de ninguna obra epistolar, o hay alguna que te ha gustado, pero no sabes con cual seguir, te recomiendo tres relatos, para todos los gustos, para todas las edades.

Querida Susi, Querido Paul, Christine Nöstlinger

Es el primer libro que recuerdo haber sacado de la biblioteca del colegio cuando niña. El primero al menos que no fuera parte del plan de lectura, supongo que lo tomé atraída por su formato: la letra manuscrita, los dibujos infantiles, las anotaciones en las páginas. Es una imagen amable para una niña que recién ha comenzado a leer por su cuenta, una que al menos luce cercana a su propio lenguaje. La historia es sencilla: Susi y Paul, dos amigos, deben separarse luego de que la familia de él se muda a otra ciudad, para continuar en contacto comienzan a escribirse cartas en las que hablan de su cotidianeidad en la escuela, con sus familias, sus vecinos, sus nuevos amigos. Una mirada infantil directa, honesta, con bastante humor complementado por las ilustraciones que cada cual comparte. Una historia que puede introducir a un lector desde temprana edad en el formato epistolar.

Donde termina el arcoíris, Cecelia Ahern

A los lectores más románticos les recomiendo esta entretenida obra de la escritora irlandesa Cecelia Ahern, autora de Pd. Te amo, que cuenta la historia entre Rosie y Alex. La obra comienza con sus breves intercambios en trozos de papel durante clases en el colegio y a lo largo de los años les seguimos el rastro a través de correos electrónicos, cartas, mensajes de celular. Una hace su vida con un inesperado hijo en Dublín, otro estudiando Medicina en Boston, y en el transcurso del tiempo podremos entrever parte de sus conflictos, anhelos frustrados, esperanzas y esfuerzos para armar sus vidas como adultos. Diálogos entretenidos, en medio de una vida que siempre parece debatirse entre conectarlos y separarlos. Al igual que Pd. Te amo, esta novela epistolar fue adaptada al cine con gran éxito bajo el nombre Love, Rosie.

84 Charing Cross Road, Helene Hanff

A diferencia de las anteriores, 84 Charing Cross Road se escapa de la ficción: se trata de parte de la correspondencia real establecida entre la escritora estadounidense Helene Hanff con trabajadores de la librería londinense Marks & Co, principalmente con uno de ellos, Frank Doel. Helene comienza a escribir con el objetivo de conseguir algunos títulos y ediciones de clásicos no disponibles en su país y con el tiempo comienza a vincularse con sus interlocutores, a conocer más de sus vidas e incluso decide hacerles llegar algunos alimentos durante la época de racionamiento en la posguerra. Esta comunicación se extiende por 20 años, siempre con la ilusión de un viaje que los conecte presencialmente en Londres.

Un relato epistolar que brilla con el humor e ingenio de las misivas escritas por Helene, pero que además conquistará el corazón de quienes amamos los libros y las librerías. La historia fue adaptada al cine, muy fielmente, en 1984, protagonizada por Anne Bancroft y Anthony Hopkins.

Algunas obras de este subgénero que forman parte de la colección que llega a las bibliotecas escolares de Viva Leer son: Drácula, El lazarillo de Tormes, Cartas escritas con plumas y pelos, e incluso los más pequeños pueden partir con la divertida obra de Oliver Jeffers, El día que los crayones renunciaron, articulada en cartas dirigidas a Duncan de parte de sus lápices de colores.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

  • José Daniel Calisto Garay dijo:

    Tres ejemplos valiosísimos como una persona no importando la edad, se incorpora a la magia de la escritura y puede crear sin darse cuenta una obra recopilando misivas de un período de tiempo.
    Es una estrategia interesante para fomentar la creación literaria en niños y adultos.

Postula tu colegio aquí