Libros especializados y otras “rarezas”: El sello personal de CasaLibro

Enero 27, 2020 Por VivaLeer

El espacio cultural, que partió como un proyecto itinerante en las calles de Valdivia, hoy se sitúa junto al Museo de la Exploración Rudolph Amandus Philippi, en el sector de Isla Teja, ofreciendo un refugio único y acogedor para sus visitantes. Por Melissa Cárdenas, asesora de proyectos de la región de Los Ríos.

En el Museo de la Exploración Rudolph Amandus Philippi – en el sector de Isla Teja en Valdivia – rodeada de un privilegiado entorno natural se encuentra CasaLibro, librería y cafetería orientada a las ciencias sociales y al arte. Un espacio acogedor que poco a poco envuelve al visitante dentro de su arquitectura colonial, con el aroma del café de grano listo para degustar y la libertad de hojear los títulos en venta sin presiones, ni apuro. Este proyecto partió cuando César Scotti, fotógrafo y artista de profesión, decide trasladarse de Santiago a Valdivia en el año 2012 junto a un carro de tejuelas de fabricación propia. Dos meses antes de partir de su ciudad natal, César decide que ese carro sería su próximo proyecto: una librería itinerante.

Su primera locación dentro de la ciudad fue el Parque Saval, espacio que sirvió para darse a conocer y vincularse con el público valdiviano. Los primeros libros que ofreció eran de la editorial Metales pesados y Amanuta, escogidos por su pertinencia con el territorio y tuvieron muy buena recepción por parte de los lectores, cumpliendo las proyecciones decretadas.

César Scotti llega a Valdivia en el año 2012 junto a un carro de tejuelas de fabricación propia.

La segunda locación que César gestionó fue el paseo Camilo Henríquez a un costado de la plaza principal, espacio que lo albergó durante tres veranos y que logró fortalecer su imagen. “El carrito buscaba ser un espacio diferente que permitía que la gente se subiera y explorara los libros expuestos, siempre me ha parecido que los libros hay que mostrarlos por la portada, potenciar su visualidad,  más que por los lomos y eso fue lo que hice y que convirtió a este carro en foco de atención dentro de la ciudad”, explica.

Luego de tres años de itinerancia CasaLibro deja las calles y se consolida en un espacio cultural importante dentro de la ciudad como lo es el Museo de Exploración, situado en el Campus de la Cultura y las Artes de la UACh. “Me ofrecieron un espacio dentro del Museo, sentí que era apropiado y agradable llegar a este lugar, logré concretar lo que proyecté durante cinco años. Aprendí la dinámica del espacio que es totalmente distinto y  comencé a captar nuevo público para mantener vivo el proyecto durante todo el año, porque el verano en Valdivia es muy corto” reflexiona su fundador.

Más que un negocio, un taller

La idea principal de CasaLibro no es competir con el actual panorama literario que ofrecen las librerías en Valdivia, sino más bien ofrecer libros especializados en arte y fotografía, poesía, ciencias sociales, libros producidos por sus propios autores que cuenten con poca distribución, ilustraciones, libretas empastadas, entre otras “rarezas” como las define César.  Otro foco que busca albergar este proyecto es el coleccionismo como los discos de música o prontamente ofrecer películas en DVD “porque no todo se encuentra en la red hay buenos productos musicales y visuales dando vuelta y quisiera rescatarlos, además mi formación es análoga quizás por eso quiero aportarle ese sello a este lugar”.

“Este espacio lo veo como un taller más que como un negocio”, afirma Scotti.

Pero también procura ofrecer un espacio verde y cómodo para sentarse a trabajar o simplemente para reunirse “este espacio lo veo como un taller más que como un negocio porque me gusta lo que hago,  todos los libros que ofrezco son de interés propio y no representan lo más vendido en el mercado. Esto podría llegar a ser un buen negocio pero no es mi principal foco, me interesa hacer circular el conocimiento más que el producto, eso es lo que me diferencia”.

Las principales editoriales que se pueden encontrar en esta librería son Universidad Alberto Hurtado, Metales pesados, Finis Terrae, Editorial Palinodia, Pequeño Dios. En cuanto a lo local ofrece bibliografía de Ofqui editores, Arte Sonoro Austral y Ediciones UACh.  Pero no solo eso, César cuenta que  “muchos autores regionales llegan directamente a entregarme libros para ofrecer, como por ejemplo “Mewo Studio” enfocados en Cómics y “Biblioteca de Chilenia” dedicado al público juvenil, libros que han tenido una excelente aceptación, los niños ven las portadas y descubren temáticas de interés relacionadas con fantasía y magia y son realmente un éxito”.

En el plano infantil encontramos una particular colección de editorial Amanuta, César considera que “Historia Natural de los animales del bosque” de Andrés Charrier y Javiera Constanzo es un libro que debiésemos conocer no solo por la ilustración potente y detallada sino por la completa información que entrega sobre la diversidad de animales que habitan nuestros bosques nativos,  e “Increíble evolución” de Anna Claybourne y Wesley Robins que también ocupa un lugar importante dentro de la librería por ser una obra que explora el viaje desde las primeras formas de vida  que se desarrolló en la tierra hasta nuestros días. En cuanto a  lo especializado sugiere el libro “Laboratorios etnográficos” de Jorge Pavez Ojeda, texto que ofrece un amplio recorrido durante diez años de investigación por las fundaciones del conocimiento etnológico en Chile.

Dos obras de editorial Amanuta recomendadas por el creador de CasaLibro.

CasaLibro se abre al público como un espacio fascinante para descubrir y conversar sobre libros, una suerte de oasis que apacigua el ruido de la ciudad y que nos garantiza no solo experimentar un rato agradable durante el verano por su hermoso entorno junto al río, sino también puede convertirse en un refugio durante la fuerte lluvia del invierno valdiviano, casi como nuestro hogar.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Postula tu colegio aquí