Cuatro consejos para comenzar a escribir teatro

Junio 15, 2020 Por VivaLeer

En base a un taller dictado por la dramaturga argentina Celina Rozenwurcel, te compartimos algunas premisas importantes para explorar la dramaturgia.

Desde niña siempre me ha gustado el teatro. Mi juego favorito de la infancia era disfrazarme, imitar otras voces, y eso podía hacerlo sola o en compañía de mis primas. En la adolescencia estuve en algunos talleres, para aprender a actuar, pero fueron espacios donde no me sentí del todo cómoda y decidí no continuar. Me alejé así por muchos años pensando que quizás era algo para lo que yo no era buena y que mis formas de comunicar tendrían que tomar otros caminos.

La idea del teatro como actuación puesta en escena, y algo escolarizada, permaneció en mí hasta que me tocó trabajar como periodista en un espacio cultural muy grande de Valparaíso, donde vi muchas obras, y aprendí el trabajo que se realiza en la dramaturgia, en la escenografía, en el vestuario, en la iluminación, en el sonido. El universo teatral es fascinante e implica el trabajo de muchas personas, y desde ahí me entró la curiosidad de explorar la escritura teatral, pero no fue hasta esta cuarentena que lo logré concretar a través de un taller con la dramaturga argentina Celina Rozenwurcel. En base a esto quiero compartir contigo algunos consejos para comenzar a escribir teatro.

Adiós a los prejuicios

Para escribir teatro hay que leer, leer mucho, teatro y otras cosas, pero a la vez ser conscientes de nuestro habitar en el mundo. Oírlo todo, olerlo todo, sentirlo todo. También, ampliar nuestras “líneas editoriales” propias. Me refiero a no tener miedo a escribir sobre ciertas temáticas, desplazar los límites, de la realidad, de la fantasía, pero también los éticos, morales y políticos. Entender que lo que nosotros pensamos no es necesariamente lo que va a pensar nuestro personaje, porque el personaje es otro, no soy yo.

Escribir

Anota en una libreta todos los pensamientos que aparezcan durante el día. Anota los de la noche también, los sueños pueden darnos información relevante y fantástica. Además, te recomiendo habilitar algún espacio de la casa donde tengas hojas, lápices de colores, cartulinas. Escribir puede necesitar devenir en una especie de gran mapeo.

Imaginar otros seres y mundos

Hay mucha subjetividad que puede ser creada, y muchas acciones que pueden volverse realidad. Nuestros personajes comenzarán a hablar, tendrán su propio carácter y contradicciones. Tendrán diálogos con otros, ojalá, en un lenguaje natural, fresco, creíble.

Es importante recordar que el personaje no soy yo, y tendremos que escucharlo para saber qué tiene para decirnos. Lo que cada personaje diga y haga será lo que le dé verosimilitud a la trama.

Escribir teatro es también recuperar el juego, la actitud lúdica, es jugar con las voces cuando leemos los diálogos, creernos argentinas, creernos campesinas, creernos lo que queramos porque estamos divirtiéndonos.

Establecer un conflicto

Dichos personajes también vivirán la historia a partir de un conflicto, punto de inflexión donde se verán forzados a tomar decisiones. Este conflicto puede ser entre personajes (alguno representa una amenaza), personaje y naturaleza (catástrofes naturales), personaje contra sí mismo (lucha interna) personaje contra la sociedad, entre otros conflictos.

Ten siempre presente que escribir teatro es viajar y es crear nuevos amigos imaginarios que podrán acompañar nuestra soledad como lo hacíamos en la infancia.

Recomendados

Si visitas la web de Biblioteca Pública Digital (BPD) puedes encontrar libros de historia como “Historia del teatro en Chile 1941-1990” de Juan Andrés Piña y “Nomadismos y ensambla: compañías teatrales en Chile 1990-2008” de Fernanda Carvajal y Camila Van Diest. También libros prácticos como “Juegos para actores y no actores” del brasileño Augusto Boal, procursor del Teatro del Oprimido, y obras como “Amores de cantina”, “Informe para nadie” y “Ceremonial del macho cabrío” de Juan Radrigán, “Población esperanza” de Isidora Aguirre, y “Mi vida después y otros textos” de Lola Arias.

En Teatro a Mil Tv se están exhibiendo obras para poder ver desde la casa bajo la consigna #TeatroHoyDondeEstés. Ahora en junio se podrá ver en la semana del 11 al 14: “Escuela”  y “Villa + Discurso” de Guillermo Calderón, y “Democracia” de Felipe Hirsh. Y el 18 y 19 de junio “Tu amarás” de la Compañía Bonobo , “El amarillo de tus cabellos largos” de La niña horrible y “-2118” tragedia futurista de La Patogallina.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Postula tu colegio aquí